14 de abril – Día Mundial de la Enfermedad de Chagas

POR

Enfermedad endémica en 21 países de Latinoamérica y casos declarados en Estados Unidos, Europa (España), Australia y Japón.



Esta fecha se celebró por primera vez para concientizar sobre la enfermedad el 14 de abril de 2020, tras la aprobación y el respaldo recibido por la Asamblea Mundial de la Salud en la Organización Mundial de la Salud, (OMS), en mayo de 2019. Además, esta fecha recuerda el mes de abril, pero de 1909 cuando el doctor brasilero Carlos Chagas realizaba el primer diagnóstico de la enfermedad que llevaría su nombre.

En la oportunidad saludamos a los médicos infectólogos y docentes de nuestra Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Mendoza y a todos aquellos quienes enseñan cómo tratar este flagelo y luchan con la mencionada enfermedad letal.

El Chagas (o tripanosomiasis humana americana), causada por el parásito Trypanosoma cruzi, es una enfermedad clasificada por la OMS como olvidada, silenciosa que afecta a más de un millón y medio de personas en el país. La padecen entre 6 y 8 millones de personas en el mundo, de las cuales 1,2 millón son mujeres en edad fértil. En el resto de Latinoamérica afecta entre 6 y 8 millones de personas y unos 70 millones de personas viven en áreas de riesgo. Desde todas las instituciones encargadas de cuidar la salud mundial se explica que el tratamiento para Chagas es más efectivo cuanto más temprano en la vida se comienza.

¿Cómo se transmite el Chagas?

Actualmente desde la perspectiva social no se aconseja hablar de mal de chagas por la connotación discriminatoria. La enfermedad de Chagas es una dolencia asociada con frecuencia a la extrema pobreza y a la falta de oportunidades. El vector que transmite el T.cruzi es un insecto triatomino de la especie Triatoma infestans llamado popularmente vinchucachinche picuda o barbeiro según la zona geográfica. Este insecto domiciliario prefiere vivir en las grietas de paredes y techos de las viviendas construidas con ladrillos de adobe, ramas o paja, es decir las viviendas más precarias.

En los países endémicos, la vía de transmisión clásica es la vectorial: el parásito pasa a la persona a través de las heces del insecto depositadas en la piel o en las mucosas. Existen otras vías de transmisión no vectoriales, como la transmisión de madre a hijo durante el embarazo, considerada en estos momentos como la de mayor impacto después de la vectorial, y las transfusiones de sangre, el trasplante de órganos y la ingesta de alimentos contaminados. No se transmite por contacto directo con personas infectadas.

Como tema relevante a tener en cuenta frente al combate de la Enfermedad de Chagas es la transmisión congénita de la mamá a sus hijos. Como es una enfermedad trasmisible y basándonos en este hecho, es recomendable que toda mujer en edad fértil se haga las pruebas de detección y si resulta positiva se estudie a su bebe en el momento del nacimiento para descartar o certificar la infección congénita. En este último caso es mandatorio el tratamiento del recién nacido. También esta

 indicado que después del parto la mamá se trate. De esta manera no desarrollará Chagas y tampoco tendrá posibilidad de pasar el parásito a su bebé cuando quede nuevamente embarazada.

Cabe señalar que también en Argentina, el último viernes del mes de agosto de cada año recordamos la enfermedad como parte de la lucha para concientizar a la sociedad de la existencia de esta enfermedad y tomar las prevenciones correspondientes. La iniciativa fue propulsada desde el 2011 por el Ministerio de Salud de la Nación y promulgada por Ley 26.945 con gran adhesión de las provincias.

Desde la Organización Panamericana de Salud, (OPS) se anunció que el Día Mundial de la Enfermedad de Chagas busca este año 2022 dar visibilidad a la problemática y elevar el nivel de conciencia en todos; sobre la importancia de mejorar la detección precoz, lograr la ampliación de la cobertura del diagnóstico y el acceso equitativo a la atención clínica para Chagas.

“Es una enfermedad olvidada porque resume el ciclo del olvido. Empieza en el paciente cuando consulta al médico, y cuando el médico no tiene esta enfermedad en cuenta y no la diagnostica. Al no haber diagnóstico, no se pide el tratamiento a los Gobiernos, los Gobiernos no piden tratamiento a las farmacéuticas, al no haber demanda tampoco hay investigación de nuevas fórmulas o nuevos medicamentos más eficaces. Y así se perpetúan el olvido y la desatención”.

Carina Perotti, coordinadora médica de MSF en México (2014).

#DiaMundialChagas | #Chagas | #EquidadenSalud