24 de agosto | En el día del Padre mendocino y de la Patria

POR

En conmemoración al nacimiento de Merceditas, la única hija del General José de San Martín, festejamos y honramos a todos los padres mendocinos, -en particular- y a todos los padres argentinos.

En nuestra querida e histórica provincia de Mendoza, nació Merceditas, en 1816.

En 1814, José Francisco de San Martín y su esposa, María Remedios Escalada, llegaron a Mendoza y se radicaron en la casa de la familia Álvarez. En ese solar el 24 de agosto de 1816, nació la única hija del general, cuando se encontraba en plena formación el Ejército de Los Andes. El 31 de agosto de 1816, la niña fue bautizada por el vicario José Lorenzo Güiraldes con el nombre de Mercedes Tomasa.

El 24 de enero de 1817, San Martín dejó a su familia y partió hacia Chile, a cumplir su sueño americanista. El sacrificio valió la pena, porque sus objetivos independentistas fueron cumplidos.

Tras la gesta regresó al país donde fue víctima de calumnias e injurias de sus opositores. La reciente muerte de su esposa, las guerras fratricidas que inundaban de sangre nuestro país, los agravios de que era objeto y fundamentalmente su deseo de dedicarse a la educación de su hija, lo llevaron a tomar la decisión de abandonar nuestro país y partir con su hija a Europa. La casa donde vivió José de San Martin y su familia hoy se puede visitar en el centro de la ciudad de Mendoza en el  Museo Arqueológico de Sitio y Centro de Interpretación Casa de San Martín.

Máximas de San Martín para Merceditas:

* Humanizar el carácter y hacerlo sensible aún con los insectos que nos perjudican. Stern ha dicho a una mosca abriéndole la ventana para que saliese: “Anda, pobre Animal, el Mundo es demasiado grande para nosotros dos.”

* Inspirarle amor a la verdad y odio a la mentira.

* Inspirarla a una gran confianza y amistad, pero uniendo el respeto.

* Estimular en Mercedes la caridad con los pobres.

* Estimular en Mercedes la caridad con los pobres.

* Respeto sobre la propiedad ajena.

* Acostumbrarla a guardar un secreto.

* Inspirarle sentimientos de indulgencia hacia todas las religiones.

* Dulzura con los criados, pobres y viejos.

* Que hable poco y lo preciso.

* Acostumbrarla a estar formal en la mesa.

* Amor al aseo y desprecio al lujo.

* Inspirarle amor por la patria y por la libertad.

Las máximas de San Martín es manuscrita.