Día de la Bandera | ¡Viva la Patria!

POR

“Método no desorden; disciplina, no caos; constancia no improvisación; firmeza, no blandura; magnanimidad, no condescendencia. Nuestros patriotas están revestidos de pasiones, y en particular, la de la venganza. Sirvo a la patria sin otro objeto que el de verla constituida, ése es el premio al que aspiro.” Manuel Belgrano



Las ideas no se propagan solas, necesitan de mentes ilustres que ayuden a difundirlas, y ese fue uno de los roles principales de Manuel Belgrano en la construcción de una nueva nación.

Hombre del Bicentenario, quien un día exclamara: “ Muche me falta para ser un verdadero padre de la Patria; me contentaría con ser un buen hijo de ella”, fue una persona comprometida con las ideas filosóficas de la Ilustración, que buscaban llevar el conocimiento y la razón a todos. Una de las principales preocupaciones fue adoptar una identidad que afianzara tanto nuestra historia como nuestras tropas en pos de unir a todos los habitantes de nuestro suelo.

Representando el anhelo del pueblo argentino, el 20 de junio se conmemora el Día de la Bandera argentina, en homenaje a su creador: Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano, quien pasara a la inmortalidad ese mismo día en el año 1820.

El 8 de junio de 1938, por iniciativa del entonces presidente Roberto M. Ortiz, el Congreso Nacional decretó la Ley 12.361 que establece que cada 20 de junio se celebre en Argentina el Día de la Bandera para recordar la gesta de su creador.

Este héroe nacional fue abogado, economista, periodista, político, diplomático y militar rioplatense de destacada actuación en Argentina, el Paraguay y el Alto Perú durante las dos primeras décadas del siglo XIX.

El sitio en el que el General Belgrano enarboló por primera vez la bandera fue en el poblado de la Capilla del Rosario, Pago de los Arroyos, hoy ciudad de Rosario, a orillas del Río Paraná. Allí fue consagrada con los mismos colores celeste y blanco por el Congreso de Tucumán el 20 de julio de 1816 y ratificada en Buenos Aires, el 25 de febrero de 1818, incorporando el Sol de Mayo en la franja blanca central.

“La vida es nada si la libertad se pierde”. Juan Manuel Belgrano