El mendocino Carlos Egües ascendió e integra la conducción de la Academia Nacional de la Historia

POR

Compartimos la nota publicada por Diario UNO en su portal digital, en la que se refiere al ascenso que obtuvo el destacado profesional y profesor de nuestra Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales y es entrevistado por el medio de prensa local.

Por José Luis Verderico – Diario UNO

El abogado Carlos Egües es Académico de Número de la institución que Bartolomé Mitre fundó hace casi 120 años. También docente, habla de San Martín y cuenta porqué rechazó ser ministro de la Suprema Corte de Justicia.

Carlos Egües
Dr. Carlos Egües. Foto: Diario UNO.

Carlos Egües, abogado mendocino y docente experto en Derecho Constitucional y Administrativo, fue incorporado como Académico de Número a la Academia Nacional de la Historia y pasó a integrar el grupo de quienes conducen esa prestigiosa institución fundada hace casi 120 años.

Egües cumplirá 70 años en agosto, el mes de San Martín. Y fue justamente el Libertador el eje central de su disertación, ofrecida el martes 12 de este mes, en el Antiguo Recinto del Congreso Nacional, donde funciona la Academia. Allí recibió un diploma y un collar, como símbolos de semejante logro.

Egües ha sido ascendido en la institución, ya que en 2010 había sido incorporado en la categoría Académico Correspondiente.

«En la valoración histórica, San Martín es un personaje que ocupa el primer lugar», enfatiza Egües, quien está a punto de publicar un libro que ya tiene listo y terminado acerca del pensamiento político del Padre de la Patria.

El hombre habla pausadamente, con mesura. Hijo de un contador público, a fines de la década del ´90 integró la danza de nombres para ocupar un cargo en la Suprema Corte de Justicia de Mendoza. Hubo un ofrecimiento -admite- que él mismo rechazó porque «no quise incorporarme a la vida judicial», explica.

Docente y abogado retirado, está casado con Betty Granata. Tienen cuatro hijos, dos de los cuales trabajan en la función pública. Está afiliado al radicalismo y se ha desempeñado como asesor durante las gestiones de Viti Fayad Roberto Iglesias.

«He enseñado Historia siempre. Durante más de 40 años, Historia de las ideas políticas. Y por eso mi incorporación a la Academia, y porque todos mis escritos, que son muchos, son históricos»

Es abogado por la Facultad de Ciencia Jurídicas y Sociales de la Universidad de Mendoza y Doctor en Ciencias Jurídicas y sociales por la Universidad de Mendoza.

Gran lector desde muy pequeño, comenzó a codearse con libros de Historia y otros textos en la casa familiar. Específicamente entre las cosas del padre. Así comenzó un círculo virtuoso, así se inició Egües en el descubrimiento y la búsqueda de conocimientos que parece no tener fin ni límite. Ni siquiera través del tiempo.

Académico de número

– ¿Cómo se produjo este ascenso en la Academia Nacional de la Historia?

– Me nombraron en noviembre de 2019 y la incorporación estaba prevista para junio de 2020 pero la pandemia postergó todas las incorporaciones, que son presenciales. La mía fue, días atrás, la primera y de a poco se irán incorporando los demás. Por estatuto y ley, la Academia Nacional de la Historia tiene 40 miembros y no puede tener más. Por el fallecimiento de cinco se inició la ronda de incorporaciones y yo fui uno de los incorporados.

– Usted ya era miembro de la Academia…

-Sí, ya era Miembro Correspondiente, que es el segundo nivel de la Academia Nacional de la Historia. Fui nombrado en el 2010

– ¿Cómo vivió ese reencuentro?

– Fue todo muy lindo el encuentro con historiadores, con Natalio Botana (presidente de la Academia) e Isidoro Ruiz Moreno. Fue muy bueno…

– Hábleme de su conferencia para la Academia…

– Se llamó San Martín en Cuyo: su pensamiento político. Hace tres semanas he terminado de escribir un libro sobre el pensamiento político de San Martín pero no solo en Cuyo, sino a lo largo de toda su vida. Lo publicaré en un tiempo más. Ya veré cómo. Al tema San Martín he dedicado más de cinco años para investigar y escribirlo.

José de San Martín, un referente para Carlos Egües.
José de San Martín. Un referente para Carlos Egües. Foto: Diario UNO

– ¿Por qué eligió a San Martín y no a otro protagonista?

– A ver, yo he escrito varios libros: sobre Mariano Moreno, Juan Martín de Pueyrredón, una historia constitucional de Mendoza… pero San Martín es un tema que despertó mucho mi interés. Empecé a leer sobre él y a partir de entonces inicié una investigación que me llevó unos años.

– ¿Qué características tiene esa investigación?

– La documentación sobre San Martín es muy abundante. Por ejemplo, hay una publicación que se llama «Documentos para la historia del Libertador San Martín», del Instituto Nacional Sanmartiniano, que se compone de 18 tomos. Acá, en el Archivo Histórico de Mendoza, hay mucho material de cuando San Martín fue gobernador intendente de Cuyo (1814-1816). Investigué también las cartas de San Martín, que son muchas. Con todo eso fui escribiendo el libro y ya lo terminé. Empecé leyendo y la personalidad de San Martín me apasionó; su vida y dedicación a la independencia americana. Todo eso me encantó. Es un personaje histórico que me apasiona.

– ¿Qué impronta de San Martín aun vive en Mendoza?

– En Mendoza, su tarea fundamental era armar el Ejército de los Andes para cruzar la cordillera, en enero de 1817. Pero en esos años gobernó no solo Mendoza sino todo Cuyo y fue un gobierno muy mesurado, muy equilibrado y por supuesto muy exigido, porque para montar el Ejército de los Andes se necesitaban recursos que faltaban y que no tenía. Por eso, centró la administración de la provincia en obtener esos recursos.

– Se habla de una administración súper austera…

– Fue muy austero, muy medido, muy equilibrado. Todo ese período de San Martín fue muy interesante. En todas sus cartas resaltó el esfuerzo y la dedicación de los mendocinos. Él tenía un gran cariño por Mendoza. Es más, cuando deja el Perú, pasa a Chile y regresa a Mendoza en 1823 tuvo la intención de quedarse a vivir aquí, pero Remedios de Escalada estaba en Buenos Aires con Mercedes, la hija de ambos, y al morir Remedios poco después, él se va a Buenos Aires, busca a Mercedes y viajan a Europa.

– ¿Por qué se exilió San Martín?

– Porque lo persiguieron mucho desde el gobierno de Rivadavia. Hubo un grupo que quiso involucrar a San Martín en las guerras civiles y él no quiso. Se fue en 1824, en febrero, y murió en 1850.

– ¿Qué reflexión hace de ese final de San Martín, casi expulsado, a pesar de tanta preponderancia en la vida del país y América?

– Eso pasó con muchos: Bolívar terminó viviendo prácticamente exiliado en Colombia por los enfrentamientos, Artigas se fue del Uruguay a Paraguay y Chile termina sacando a O´Higgins, que se radica en Perú… El caso de San Martín es muy interesante: he trabajado mucho con sus cartas de sus años en Europa, y él reflexionaba sobre lo que pasaba en América y Argentina, donde se vivía en un riesgo permanente de anarquía. En general, todos esos hombres sufrieron los conflictos internos y se terminaron yendo, incluso de la vida política de los países a los que liberaron.

VER NOTA ORIGINAL DIARIO UNO – CLICK AQUÍ


Acto de incorporación del Académico de Número Dr. Carlos Alberto Egües


Programa de la Sesión Pública­Apertura del acto y entrega de diploma y collar al Dr. Carlos A. Egües por el Presidente de la Academia Nacional de la Historia, Dr. Natalio R. Botana. Discurso de recepción por la académica de número Dra. María Cristina Seghesso de López Aragón­
­­­Disertación del académico de número Dr. Carlos A. Egües:«San Martín en Cuyo. Su pensamiento político»


Los esperamos el martes 12 de abril a las 18 hs.

Entrada libre y gratuita

Antiguo Recinto del Congreso Nacional
Academia Nacional de la Historia
Balcarce 139, Ciudad Autónoma de Buenos Aires