Un arquitecto multifacético: Miguel Guisasola

FAUD-GuisasolaPOR

La reciente partida de Miguel Guisasola (1942-2021) ha dejado entre sus familiares, colegas y amigos una huella imborrable.

La trayectoria de Miguel ha cubierto varias facetas, tanto como profesional de la arquitectura como desde el ámbito del arte. Egresó en 1967 de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo luego de presentar una tesis que tuvo dos instancias, la primera grupal junto con María Cristina Díaz Valentín y Ernesto Martinelli; y la segunda individual, en la que realizó el proyecto del “Club y Hogar Universitario” para el campus de la Universidad Nacional de Cuyo.

Miguel estudiante

Guisasola había iniciado sus estudios universitarios en 1960 en la Universidad Nacional de Córdoba donde permaneció dos años. Con diez materias aprobadas retornó a Mendoza para proseguir la carrera en la recientemente creada Universidad de Mendoza. Siendo estudiante y gracias a una beca otorgada por el Departamento de Estado, viajó a los Estados Unidos en 1965. Lo había postulado para la beca, el arquitecto y vice-decano, Daniel Ramos Correas, que al llamarlo para saber si estaba dispuesto en viajar le dijo en un tono entre serio y bromista: “Te llamo porque serías un buen embajador, vos tocas el piano.” Durante su estancia en ese país Guisasola presenció el emotivo momento en que el propio Ramos Correas, fue distinguido como miembro honorario del American Institute of Architects.

Realiza un master en Pennsylvania

En 1969 y gracias a la obtención de la beca Fulbright, Guisasola regresó a los Estados Unidos para realizar un Master en Arquitectura en la Universidad de Pennsylvania, en Filadelfia. Allí tuvo relevantes maestros, entre ellos los arquitectos Louis Kahn, Peter Mc Cleary y Norman Rice. En el trabajo reciente de James Williamson que destacó la gran influencia que Kahn ejerció sobre sus discípulos durante aquellos años, Miguel Guisasola, graduado en 1970, fue uno de los entrevistados por el investigador.

Docente y jurado de tesis

Entre 1968 y 1974 formó parte del cuerpo docente de la FAU, como se llamaba en ese tiempo la facultad. Apenas recibido se incorporó a dos cátedras. Una era la catedra de 5° año cuyo titular era el decano fundador, Enrico Tedeschi. La segunda materia era la que dictaba el ingeniero Agustín Reboredo. Fue también docente de la materia “Arquitectura” dentro de la carrera de ingeniería civil en la UNCuyo entre 1982 y 1987. Luego de varias décadas retomó el vínculo con la FAUD para formar parte entre 2002 y 2016 de varios tribunales tanto en la carrera de grado como en el doctorado, participando como jurado de tesis, principalmente en los temas de su especialidad: la arquitectura escolar y la arquitectura de gobierno.

Integrante del Grupo 10

A poco de haber regresado con su título de posgrado, Guisasola integró el equipo inicial y fundador del Grupo 10, prestigioso estudio de profesionales que actuó en Mendoza entre 1971 y 1991. A lo largo de dos décadas la producción del estudio fue vasta, participando en concursos, proyectando obras para instituciones y desarrollando conjuntos de viviendas agrupadas en barrios residenciales. No sólo sus pares destacaron los proyectos del grupo que a pesar de haber variado en número de integrantes, mantuvo su reputación y denominación inicial. En 1983, cuatro de los miembros iniciales del estudio: los arquitectos Carminati, Ceruti, Guisasola y Lemos, fueron presentados en la revista Summa como integrantes de la “generación intermedia” de profesionales argentinos. Los números 193 y 226 de esa revista publicaron varios de sus trabajos: entre ellos el edificio BUCI, su propio estudio de arquitectura, dos conjuntos de viviendas construidas en la 5ª sección y el proyecto de la sede social del Club de Campo Mendoza; la sede de la Alianza Francesa y el edificio Horcones ubicado en el centro de esquí Penitentes. Al disolverse el Estudio profesional, conformó una nueva sociedad en 1992, esta vez junto la diseñadora industrial Amalia Roca de Guisasola.

Como profesional en el Estado Provincial

Además de su labor como arquitecto independiente, Guisasola inició, a finales de la década del setenta, una carrera profesional dentro del Estado provincial. En 1967 ingresó como dibujante en la Dirección de Arquitectura. Durante las cuatro décadas de trabajo en el organismo fue jefe del área de “Arquitectura General” entre 1977 y 1984. Luego y hasta 1989, año en que obtuvo una adscripción en el Laboratorio de Ambiente Humano y Vivienda (ex CRICYT), tuvo a su cargo la jefatura del área de “Arquitectura Escolar”. En 1991 regresó a la oficina en Casa de Gobierno, siendo nombrado Subdirector de Arquitectura, cargo que ocupó hasta 2007. Durante las tres décadas de trabajo en el organismo gubernamental, Guisasola participó en la realización de más de un centenar de obras públicas que allí se proyectaron. Dentro del grupo de obras concretadas, quizás sean las escuelas, donde al diseño arquitectónico se le sumó la variable del eficiente manejo energético, las que sean representativas de su trabajo. Por ejemplo los treinta y nueve edificios escolares realizados entre 1993 y 1996, como parte del programa edilicio financiado por el Banco Mundial.

Miguel artista y escritor

Miguel volcó hace unos años sus vivencias desde cada uno de los ámbitos en los que participó a través del libro “Apuntes sobre Arquitectura de Mendoza. Recapitular y repensar (1967-2010) un libro editado en 2013 por la EDIUNC. La publicación recorre momentos memorables de su vida profesional, a la vez que destaca a maestros y obras de la arquitectura relevantes.

Retomando lo que ya desde su juventud había una parte importante de su vida, creo  en 2003, el grupo “Sin Atril”, que integraban junto a él, Eduardo Sansoni, Mario Zamorano y Juan Manuel Valverde, amigos con los que compartía la pasión por el jazz. Una de las actuaciones más recordadas del grupo fue precisamente en el aula magna Enrico Tedeschi, en ocasión de la celebración por el día del profesor hace algunos años.

Muchas gracias Miguel por la herencia dejada.

Nota: la presente reseña está basada en la biografía realizada por Graciela Moretti para el libro Arquitectos en Mendoza. Biografías, trayectorias profesionales y obras (1960-1972), dirigido por Cecilia Raffa y editado por el IHA- FFyL, UNCUYO. El libro puede descargarse de: https://bdigital.uncu.edu.ar/13376